Theo Roncken y Rose Marie Achá (Autores) Vivir Bien y Estado penal. Políticas que no riman (2012)

Los conflictos sociales no pueden resolverse a través del Derecho Penal. Esta constatación surge del desarrollo que ha tenido en el país la problemática vinculada a la inseguridad ciudadana y al tráfico y consumo de drogas. Desde 2006, Bolivia inició un proceso denominado como nacionalización de la politica de drogas, y se llevó a cabo la campaña internacional prometida por la reivindicación de la hoja de coca, hasta que la Organización de Nacional Unidas (ONU) levantó el veto al uso cultural y medicinal de la coca.

Sin embargo, son diversos factores que configuran la problemática y que producen los efectos negativos y los altos costos sociales, económicos y humanos que las politicas de drogas han tenido y siguen teniendo en Bolivia. Este sensación de que se sigue haciendo más de lo mismo, también se percibe en la implementación de las políticas de seguridad ciudadana. Si bien en teoría se habla de una visión integral, la ejecución de planes muestra la prioridad que se otorga a la acción policial de control y represión, sin tomar en cuenta la complejidad de la problemática.

Esta publicación explora algunas de las contradicciones en el discurso y la promesa electoral con la implementación de las políticas de drogas y de seguridad ciudadana, e identifica las pautas que permitan visualizar un tratamiento más efectivo y justo para superar las problemáticas relacionadas.

Descargar el cuaderno