Theo Roncken, septiembre de 2015

Encuestas recientes dan cuenta de una crecida preocupación en la población boliviana por problemas de violencia e inseguridad ciudadana. No solo hechos concretos de violencia han contribuido a ello sino también recientes cambios en la política pública y el protagonismo institucional. El renovado ímpetu del Estado boliviano para establecer un control sobre esta compleja problemática, también ha generado nuevas dinámicas de violencia e inseguridad. Algunas de estas dinámicas se hacen más visibles y otras menos, pero reclaman especial atención las violencias que invisibilizan. Este artículo aborda un marcado pero aún poco reconocido ejemplo: el tratamiento penal de las violencias de género.

Ver versión corta

Ver artículo completo