Theo Roncken y Gloria Rose Marie de Achá, abril de 2014

El gobierno de Evo Morales, a tiempo de plantear una revalorización de la hoja de coca, no ha abandonado en ningún momento el postulado de la reducción de cocales como objetivo prioritario de la política de drogas en Bolivia. Esta continuidad de enfoque ha provocado nuevas dinámicas de exclusión y marginalización (de sectores poblacionales), división social (entre sectores cocaleros), y confrontación violenta (entre éstos y el aparato estatal).

Ver artículo completo